Dejar de fumar, ¿Imposible?

Bien sabido es que el cigarrillo, además de ser un potente cancerígeno, es carcelero y verdugo. El fumador es una persona que no puede dejar de fumar; es aquel hombre o aquella mujer que prefiere pasar frío, calor, mojarse o caer enfermo antes que abandonar su hábito.

A menudo conozco personas que solo fuman cuando les apetece, pero que en su rutina no se incluye el cigarrillo. A estas personas no las considero fumadores, pero a las que por sistema fuman (aunque sea un solo cigarrillo al día), sí.

Este artículo lo escribo desde la experiencia. Llevaba fumando muchos años y he pasado del todo al nada en muy poco tiempo. Se trata de ‘comeros la cabeza’ a vosotros mismos con argumentos que realmente os hagan pensar. Aunque expongo otras ideas, esta es la clave, la más importante de todas. El modus operandi que utilicé fue el siguiente; espero que os sirva:

Primero: QUERER DEJAR DE FUMAR (Esto es primordial porque si no estás realmente convencido, no sirve de nada pasarlo mal).

Ponerse una fecha significa por regla general una decepción ya que normalmente no se cumple. Yo lo dejé un día que me puse mala, así los dos primeros días sin fumar los camufló la enfermedad y eso que me ahorré. Esto es arriesgado, porque esperar a ponerse malo puede ser no dejarlo en meses, así que mi consejo es dejarlo sin más; sin fechas, sin propósitos… Simplemente dejadlo el día que os sintáis fuertes y con ganas.

No tiréis el tabaco ni esperéis a que se gaste. Se trata de marcaros un reto, y si no tenéis tabaco estaréis pensando en comprar y fumar. Creedme, es peor. Lo mejor es tener el tabaco a mano y luchar contra él. Es decir “tengo pero no voy a fumar”, y por supuesto, no hacerlo. En ocasiones os entrará un impulso malísimo, como si fuerais toxicómanos en busca de heroína (y no estoy exagerando). Aquí es cuando tenéis que sacar toda vuestra fuerza y luchar. De nada sirve estar cinco días sin fumar y luego volver; esto solo os hará pasarlo muy mal y probablemente, luego os fuméis todo lo que no os habéis fumado en esos días de infierno. En cualquier caso, si os entra eso que os he comentado, sacar el cigarrillo, colocarlo en una mesa y sentaros frente a él a observarlo… ¿En serio os va a dominar un palito de cáncer?

Los chicles de nicotina, parches, etc., solo sirven para alargar el sufrimiento. La nicotina sale del cuerpo muy rápidamente (cinco días después de dejar de fumar apenas queda nicotina en el cuerpo). Asimismo, lo que nos tiene verdaderamente enganchados es el hábito. Por mucha nicotina que os metáis en el cuerpo, no os va a quitar esas ganas feroces de encender un cigarrillo y ese complejo de chimenea que tiene más de un fumador.

¡No tapes el mono con comida! Comer no es la solución. Muchas personas comen para paliar los efectos de ansiedad que produce el abandonar el tabaco y en consecuencia, engordan. Si necesitas comer para sentirte tranquilo, prueba con fruta o verdura, con chicles o simplemente, tómate una infusión de tila o melisa que calmen un poco tu ‘furia’.

Busca tus propios motivos y CONVÉNCETE a ti mismo. No solo por pensar que no quieres morir de un cáncer de pulmón se te van a quitar las ganas de fumar, porque aunque suene raro, ese puede que no sea tu motivo. Los míos fueron las ganas de hacer deporte (que no podía porque me asfixiaba con solo subir cuatro escalones) y el olor (¡buf! A las dos semanas sin fumar mi pregunta fue, ¿de verdad yo olía así? Y seguidamente… ¡qué vergüenza!). Cuando consigas lo que realmente te motiva para dejar de fumar, piénsalo cada vez que entres en modo “quiero fumar-quiero matar”. Es importante auto-convencerse. Si lo consigues con el tabaco, lo conseguirás con todo aquello que te propongas.

Limpia tus pulmones, observa tus mejoras. Hacer ejercicio es lo mejor para no querer volver a fumar (además de tus propios motivos, como he dicho en el punto anterior). En un corto periodo de tiempo notarás cómo tu capacidad pulmonar mejora, así como tu aspecto (la piel adquiere su brillo y color natural), tu sueño (más reparador), etc.

Cuando estés con fumadores, desearás fumar pero, ¿sabes qué? Ellos desean no fumar, como tú. Es gracioso porque si lo consigues, más de uno de tus amigos lo dejará, probablemente, al poco tiempo. Decimos que las cosas malas se pegan, pero aunque menos, las buenas también.

Un truquillo para las primeras semanas: el cigarrillo electrónico. Pero no el que tiene nicotina, sino el que es 100% libre de drogas. Yo probé Cigar Clean. La verdad es que ya no lo utilizo desde hace meses, pero en aquellos momentos en los que me tiraba de los pelos, me ayudó bastante. No es como fumar un cigarro, porque para soltar humo tienes que aspirar bien fuerte (como si fuera una cachimba), y evidentemente el sabor no es igual, porque esto sabe a manzana, menta… Pero ayudar, a mi me ayudó bastante. Eso sí, no utilizarlo en momentos clave como el cigarrillo del café, el de después de comer, etc.

Si consigues pasar del primer mes y medio sin fumar, te haces con el poder. Ese periodo de tiempo es clave para abandonar el hábito o no… El resto viene solo. Dejar de fumar es GANAR una de las batallas más difíciles de tu vida, sobre todo si eres un gran fumador.

Después de cinco meses sin probar un cigarro (porque señores, como probéis uno estáis perdidos), aún de vez en cuando me apetece (cada vez menos) y en esos momentos, vuelvo a pensar: ¿Quieres volver a la vida sedentaria? ¿Y a esas noches en las que llegas a casa de marcha y parece que has estado toda la noche sobre un cenicero? ¿Y esas mañanas en las que no tienes tabaco y tienes que salir de tu casa solo para comprar? ¿Y esos momentos en los que solo piensas en fumar? ¿Quieres volver a gastar dinero en algo que no solo no te aporta, sino que además resta años de tu vida? Y se me quitan las ganas de momento.

Espero que os sirvan estos consejos, bien para vosotros mismos, o bien para vuestros seres queridos que siguen siendo los mejores amigos del cigarrillo… ¡Ánimo!

Aquí os dejo un libro en formato .pdf sobre 50 Mitos del tabaco, bastante interesante.

Anuncios

Un pensamiento en “Dejar de fumar, ¿Imposible?

  1. Un buen lema es:HOY ES UN BUEN DÍA PARA DEJAR DE FUMAR.
    Enhorabuena por dejar de fumar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s