¿Un FESTIVAL de lujo? ¡Sí!

Como bien dicen, la experiencia es la madre de la ciencia. En mi vida he ido a cinco festivales de música alternativa (contando el ViñaRock de este pasado fin de semana) y como es normal, he aprendido mucho a lo largo de mi trayectoria festivalera. Al principio, sobre todo cuando estás todavía rozando los veinte, te da igual dormir en cualquier sitio, pasar hambre o descansar mal, pero ahora que voy caminito de los treinta la cosa va cambiando, y a medida que cumples años y festivales vas subiendo de nivel como si de un videojuego se tratase.

Aquí dejo algunos consejos para ir a un festival en plan ‘Rey de Arabia’:

ANTES DEL FESTIVAL…

Primero, compra la entrada unos meses antes, aunque no sepas si puedes ir. Si llegado el momento te es imposible asistir no pasa nada, habrá mucha gente interesada en tu entrada. De este modo ahorrarás mucho. Nosotros compramos las entradas en enero a menos de treinta euros. En taquilla estaban a ochenta.

Desde el momento en que tienes la entrada, ve ahorrando. No importa cuánto ganes en tu trabajo, o cuánto puedas conseguir. AHORRA. Si metes en la hucha diez euros a la semana, vas a vivir el festival de tu vida. Piensa que empezando a ahorrar en enero tendrías unos 190 euros llegado el momento.

Busca alojamiento dos meses antes del evento como mínimo, y si tienes vehículo, búscalo en otro pueblo que no sea el mismo que el del festival, saldrá mucho más económico. Para los más aventureros, recordar que acampar es gratis pero un auténtico infierno si lo que quieres es descansar después de los conciertos.

Traza un plan de comidas para todo tu viaje y prepárala la tarde antes de salir de tu casa. Por ejemplo, para el sábado desayunamos en un bar, comemos tortilla de patatas, merendamos bocadillos de mortadela y cenamos ensalada de pasta; ahora a esta lista le añades algo para picar como unas aceitunillas, patatas de paquete o pipas. A la hora de cocinar, y siempre contando cuántos van a comer, haz un poco más de lo que esperas consumir. Mucho mejor si sobra.

Realiza una lista con las cosas que necesitas llevarte. No te engañes, si vas a un hostal/hotel/bungalow no importa que vayas con peso de más, eso sí, siempre que vayas en coche. Prepara ropa para todas las posibles condiciones atmosféricas: calor, frío y lluvia. Y muy importante, no te fíes del hombre del tiempo. Si te llevas ropa para mucho calor y luego hace frío, error. Lleva SIEMPRE unas botas de agua y un traje (pantalones y chaqueta) impermeable, que cuestan muy económicos y pueden salvarte la vida (incluso en verano).

Para los que van en coche, es importante salir con tiempo de sobra e ir tranquilos al volante. ¿Sabéis que a partir de noventa kilómetros hora se dispara el consumo? Y como está barata la gasolina… Si queréis tener más dinero aún para una cervecita, un café o una camiseta de merchan, no corras. Además, recuerda que es mejor perder unos minutos de tu vida que perder tu vida en unos minutos.

Descansa mucho antes de emprender el viaje e imprime los horarios de los conciertos ya que ahora no te los dan en el recinto porque han ideado una aplicación para el móvil, y si no lo llevas encima, no podrás mirar los horarios. En este Viña nos lo pidió mucha gente que pensó que lo daban como en años anteriores…

DURANTE EL FESTIVAL…

Dosifica el dinero que poseas para tus días festivaleros, de forma que no te lo gastes todo el primer día y luego no puedas pedirte ni un refresco. Calcula cuánto vas a necesitar para lo más importante: gasolina, alojamiento e imprevistos y guárdalo en la caja fuerte del hostal, en el coche o donde sea pero no lo lleves encima para no gastar más de la cuenta.

Lleva en una mochila algo de abrigo por si acaso, pañuelos de papel o toallitas higiénicas y una botella pequeña de agua que vas a esconder entre el chaleco/sudadera/rebeca/etc (no te dejan entrar con comida ni bebida, y lo mínimo que se despacha dentro cuesta dos euros; cuando compras agua, le quitan el tapón, así que por si las moscas el señor que te registra te pilla la botella, lleva un tapón de repuesto bien escondido). Si no hace demasiado calor, ponte ropa ancha donde podrás esconder algo de comida (eso si no están registrando a lo exagerado, ya que a mí me pillaron unos zumos que llevaba en los calcetines) en la parte del pecho o justo bajo el ombligo (sí, te tienes que subir los pantalones).

NO BEBAS en exceso. La resaca o el mal cuerpo te impedirán disfrutar a tope de tus conciertos favoritos. Para el que le gusten las drogas, no digo nada. Él o ella saben que pueden acabar como los que vimos el otro día, durmiendo en un alojamiento a todo gastos pagados (el hospital), o mucho peor incluso.

¡Cuidado con la comida! Si llevas cosas con huevo, leche, etc., consúmelas el primer día, porque si hace calor pueden ponerse malas y estar con retortijones en un festival debe ser muy, muy malo.

Mete la cámara de fotos y el móvil en un lugar seguro, como el bolsillo interior de la chaqueta o de la mochila, pero nunca a mano, y llévate una bolsa por si llueve que no se te moje la tecnología.

Por último, ojo con los vasos/hielos/bocadillos voladores (que la gente tira al público no sé por qué motivo…) y mucho cuidado con los que van pasados de rosca; no es de extrañar que más de uno busque pelea y si alguno lo intenta, lo mejor es quitarse de en medio y pasar. Con tanta gente alrededor se puede liar una buena si te enfrentas a un/a chulo/a.

Aquí se terminan mis consejos. Espero que os sirvan de mucho y que no tengáis que pasar por los cuatro niveles por los que pasé yo en su día… ^^*

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s